vladimir_putin_meme

Vladimir Putin en el mar negro

Este gran personaje el presidente ruso, que monta osos, habla con halcones, doma a los animales, tiene de mascotas delfines y que hace buches con vodka. Si ha dado de que hablar con una nueva proeza.

Vladimir Putin se sumerge en el mar Negro en búsqueda de un tesoro.

A lo “Jacques Cousteau”, el presidente ruso abordó el submarino “C-Explorer” con forma de burbuja para buscar los restos de una naufragio de la era bizantina frente a la costa de Crimea. Junto a Putin también descendieron miembros de la Sociedad Geográfica Rusa para encontrar los vestigios del naufragio del siglo XI, que fue encontrado por los buceadores de Rosto-on-Don en marzo pasado.

De acuerdo a la revista online rusa LifeNews, las especies encontradas en el fondo frente a las costas de Crimea corresponderían a un sinnúmero de ánforas que eran usadas para contener vino y otros brebajes de aquella época que será examinada prontamente por laboratoristas y especialistas en arqueología.

Esta no es la primera vez que Putin se aventura a bordo de un submarino tipo batiscafo, en 2011 el versátil mandatario recuperó dos ánforas de la ciudad antigua de Phanagoria.

Específicamente, se sumergió en una zona que hasta marzo de 2014 pertenecía a Ucrania.

Conflicto con Ucrania

A Petró Poroshenko, presidente de Ucrania, no le pareció divertida la aventura de Putin debido a que, específicamente la bahía de Balaklava, en Crimea, fue anexada recién a Rusia en marzo de 2014, luego del conflicto entre ambos países.

“Viajes como éste son la continuación de la militarización de la ocupada península ucraniana y la sumen en un aislamiento aún mayor. Sólo en el seno de Ucrania tiene futuro Crimea, incluido su turismo”, manifestó el presidente de Ucrania.

Al conocer la polémica, Putin argumentó que la zona actualmente anexada a Rusia pertenece al país porque sus habitantes lo decidieron así.

¿Mero deseo de exploración o una forma de molestar al vecino?